viernes, 19 de diciembre de 2014

8 frases | Nieve de primavera | Yukio Mishima

1. Lo único que le parecía válido era vivir para las emociones, morir sólo para resucitar, mermando o subiendo sin dirección ni propósito.

2. No eran los libros los que le habían agotado la energía, sino sus sueños.

3.Todo lo sagrado tiene la sustancia de los sueños y los recuerdos, y así experimentamos el milagro de lo que está separado de nosotros por el tiempo o la distancia se haga repentinamente tangible. Los sueños, los recuerdos, lo sagrado, todo es semejante en cuanto está más allá de nuestro alcance. Una vez que nos separamos de lo que podemos tocar, ese objeto se santifica: adquiere la belleza de lo inalcanzable, la cualidad de lo milagroso. Todo, realmente, tiene esta cualidad, pero nosotros podemos profanarlo tocándolo. ¡Que extraño es el hombre! Su contacto mancha, y sin embargo el es la fuente de los milagros.

4. ¿Cómo soportar una edad que ha manchado todo lo que en otros tiempos fue sagrado?

5. La vida repele toda limitación, cualquiera que sea su origen, que limite su propio sentido de la libertad.

6. Los que carecen de imaginación no tienen otra elección que apoyar sus conclusiones en la realidad que ven a su alrededor.

7. Sea el límite del tiempo o el espacio, no hay nada que inspire mayor horror que un final.

8. A pesar de lo reducido de su figura, parecía en cierto modo llenar de melancolía todo el ancho del mundo.

No hay comentarios: