sábado, 19 de abril de 2014

13 Frases de Pulp | Charles Bukowski | II parte

1.  Esperamos y esperamos. Todos. ¿No sabría el psiquiatra que esperar es una de las cosas que vuelve loca a la gente? La gente espera toda su vida. Esperan vivir, esperan morir. Esperan en la cola para comprar papel higiénico. Esperan en la cola para recibir dinero. Y si no tienes dinero, esperas en colas más largas. Esperas para dormirte y esperas para despertarte. Esperas para casarte y esperas para divorciarte. Esperas que llueva, esperas que deje de llover. Esperas para comer y esperas para volver a comer. Esperas en la consulta del loquero con un montón de anormales y te preguntas si serás uno de ellos.

2.  Levantarme de la cama por la mañana era igual que enfrentarme al impenetrable muro del Universo.

3. Sufrimiento y problemas son lo que mantienen vivo a un hombre.

4. Pero sufrimiento y problemas son lo que mantienen vivo a un hombre. O intentar esquivar el sufrimiento y los problemas. Es un trabajo de dedicación plena. Y hay veces que ni durmiendo se puede descansar.

5. A veces las cosas son simplemente lo que parecen y no hay más. El mejor intérprete del sueño es el que lo sueña. Conserva el dinero en el bolsillo. O apuéstalo a un buen caballo.

6. Todavía no estaba muerto, sólo en un estado de rápido deterioro. ¿Y quién no?

7. Nacido y ya preparado para morir

8. Comencé a contar los idiotas con los que me cruzaba. Llegué a 50 en dos minutos y medio.

9. Yo tenía los ojos tristes y nadie me quería, excepto yo mismo.

10. Todo el mundo estaba jodido. No había ganadores. Sólo había ganadores aparentes. Todos íbamos detrás de un montón de nada. Día tras día. Sobrevivir parecía ser lo único necesario. Y eso no parecía suficiente.

11. ¿Pero qué importa realmente quién se tira a quién? Al final es todo tan monótono. Follar, follar, follar.

12. Tendría que haber sido un gran filósofo, les hubiera dicho a todos lo tontos que éramos, de un lado a otro, metiendo y sacando aire en los pulmones.

13. La inmensa mayoría de la gente estaba loca. Y los que no estaban locos estaban furiosos. Y los que no estaban locos ni furiosos eran idiotas. No tenía escapatoria. Lo único que uno podía hacer era agarrarse bien y esperar el final. Era una tarea difícil. Era la tarea más difícil que se pueda imaginar.

No hay comentarios: