sábado, 16 de marzo de 2013

Para no padecer el horrible fardo del  tiempo que quiebra los hombros y los inclina hacia el suelo, uno debe embriagarse infatigablemente.  Pero, ¿de qué? De vino, de poesía, de virtud, de lo que  sea. Pero embriagarse.
-Charles Baudelaire

No hay comentarios: