sábado, 30 de marzo de 2013

Fuego | Pablo Ruiz San

Quiero ver a las palabras
arder en llamas
como en una
biblioteca de Alejandría, 
rasguñando la garganta
de quienes las respiran,
iluminando los ojos
de quienes las miran,
en su fuego místico
esperando ansiosas
consumir todo lo que vive.
Las palabras
ardiendo,
volviéndose viento
y entrando a los pulmones,
en un movimiento
opuesto al de la declamación poética
como si existieran fuera de nosotros,
como si existieran y se incendiaran.

No hay comentarios: