sábado, 30 de marzo de 2013

Agua | Pablo Ruiz San

Escribir es diluirse,
pasar de la palabra yo
a todas las otras que se bifurcan,
se contradicen,
se desdibujan entre sí.
Así es cuando escribo,
mi nombre se queda al fondo
del poema
como una mancha,
y me entrego
mientras me pierdo,
como el que muere
en los brazos de quien ama
o el pez que danza
porque lo han sacado del agua,
mientras un aire quemante
le inflama la piel.

No hay comentarios: