viernes, 15 de febrero de 2013

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde


Hoy hablare sobre este libro. Como siempre no se muy bien por dónde empezar, pero creo que eso es bueno. Cuando un libro te deja dando vueltas la cabeza ha cumplido uno de sus cometidos. ¿Qué puedo decir de Robert Louis Stevenson? Me impresionó. Siempre tengo algo con los clásicos que me hace no querer leerlos, relegarlos, dejarlos en los estantes de las librerías o incluso comprarlos para algun día, tal vez, leerles.

Este fue el caso del libro que leí hace unos días. Mientras recogía mis maletas decidí tomarlo y abrirlo -si, aun estaba en el empaque- y en cuanto lo abrí me atrapó pues lo primero que vi fue totalmente sugerente. La hoja decía: El club del suicidio. Al momento me fascinó el titulo del capitulo pero al revisar la parte de atrás me di cuenta que se trataba de un cuento distinto al  que le da nombre a este libro.

Siempre pensé que El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde era una novela y resultó, al menos en esta edición que poseo, venir acompañada de otros tres magníficos cuentos. Enserio, lo que este hombre escribió fue magnifico. Supo exactamente donde meter el suspenso y alimentar la imaginación. En ningún momento es vulgar o violento, su escritura es sumamente pulcra, decente como sus personajes honrados o buenos, de los que están llenas las hojas y se debaten -como todos nosotros- con el mal y el infortunio.

Uno de esos libros geniales que me hubiera gustado leer en mi adolescencia. Las imágenes etéreas de las sílfides representadas en Olalla. La pureza del amor entre Kokua y Keawe, la natural aceptación de quien ya ha perdido todo, de su destino. La intriga y preocupación de Utterson. La tentación de los límites y de las barreras morales - que Stevenson usa muy bien en su primer y último relato- son excelentes-.

Creo que lo único que le reprocharía es que muchas veces deja las cosas sin explicar por ser demasiado despreciables para transcribir en la epoca victoriana y los finales que van por el mismo camino. Algo ambiguos, pero que te dejan pensando, sobre todo en el último. La eterna lucha por la dualidad del ser, donde lo bueno y lo malo nos hacen uno mismo en equilibrio y, si una de sus partes se sale de control y nos domina, nos condenamos.

Definitivamente recomendable.



No hay comentarios: