miércoles, 23 de enero de 2013

¡Me dicen que vuelva a la vida, que me mezcle con la gente...! ¿Y cómo puede la rama rota tener frutos? ¿Cómo puede reverdecer la hoja arrancada por los vientos? ¿Y por qué, tan joven, tanta amargura? ¿Y yo qué sé?, quizá estaba en mi destino el vivir así, casado antes de transportar la carga, palpitante antes de correr...

- Flaubert

No hay comentarios: