jueves, 10 de enero de 2013

Cuando veo lo que los abogados y jueces intentan preservar, me dan ganas de vomitar. La ley no tiene la menor relación con las necesidades humanas; es una estafa perpetrada por un sindicato de parásitos. Coge simplemente un libro de derecho y lee un pasaje cualquiera en voz alta. Si estás en tu sano juicio, parece demencial, y lo es, por Dios, ¡si lo sabré yo! Pero, joder, si empiezo a impugnar la ley, tengo que impugnar también otras cosas. Perdería la chaveta, si mirara las cosas con ojos lúcidos. No puedes hacerlo... si no quieres perder el paso. Tienes que mirar de reojo, mientras avanzas; tienes que hacer suponer a la gente que sabes lo que estás haciendo. Pero, ¡nadie sabe lo que está haciendo!

- Henry Miller, Sexus

1 comentario:

alicia acuña dijo...

cualquier libro de derecho dara jaqueca siempre...es triste