viernes, 28 de septiembre de 2012

Tan triste que no te dan ganas de coger o tan triste que te desanimas a medio palo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

de esas bonitas analogías radioactivas ponsoñosas que se te ocurren a medío camino ... :D

comer sin hambre es como cojer sin ganas :D