lunes, 16 de julio de 2012

Rendirse absoluta, incondicionalmente, a la mujer que se ama es romper todas las ataduras, salvo el deseo de no perderla, que es la más terrible de todas.

- Henry Miller, Sexus

No hay comentarios: