lunes, 6 de febrero de 2012

La esencia de la condición humana, podría expresarse así: hagamos lo que hagamos, seamos como seamos, todo al cabo es brutalmente efímero. Todos tenemos marcada nuestra fecha de caducidad, queramos o no atender a ella. Cuando empezamos a ser conscientes de ello vamos ya experimentando en nosotros mismos el declive que presagia el fin.

Rafael Núñez Florencio

1 comentario:

VOLANDO SOBRE LA TORMENTA dijo...

La vida terrenal es efimera y tarde que temprano caduca, unos mas pronto que otros, lo cierto es que hay otra vida despues de la muerte. La vida eterna es la que en realidad debemos tomar en cuenta, es el destino final del ser humano despues de la muerte. Vida Eterna con Cristo Jesús en el cielo o vida eterna de sufrimiento en el infierno donde el fuego nunca se apaga y el gusano nunca muere. Yo me decido por caminar con Cristo y tú? Decide por la salvacion y recibe a Jesús en tu corazon como tu Señor y Salvador.