jueves, 8 de diciembre de 2011

El consejo público

¿No es más bella la vida de mi corazón
desde que amo? ¿Por qué me distinguías más
cuando yo era más arrogante y huraño,
más locuaz y más vacío?

¡Ah! el vulgo prefiere lo que se cotiza,
las almas serviles sólo respetan lo violento.
Únicamente creen en lo divino,
aquellos que también lo son.


-Friedrich Hölderlin

No hay comentarios: