lunes, 1 de agosto de 2011

La gangrena y Las mutaciones del alma.



Este lo terminé a pocas horas de subirme al avión que me llevaría al D.F. No quería irme sin haberlo terminado. La gangrena y Las mutaciones del alma en realidad son dos libros recopilados en un solo tomo. Estas historias se entrelazan para platicarnos la vida de principalmente Carlos Hondero; un chico de bajos recursos de la ciudad de Barcelona que por cuestiones al principio ajenas a él se va enredando en una vida llena de sed de poder y de ambición que va gangrenando el alma del personaje principal.

La historia viaja a través del tiempo y la historia de una España monárquica, hasta la era franquista, marcada por los capítulos llamados con nombres de mujer. Todas aquellas mujeres que marcaron la vida de Carlos hasta llegar a su final, donde se descubre un hecho que se va comunicando lentamente a través de toda la historia de su vida y que te descubre la razón por la que este personaje cuenta su historia a través de una celda.

La forma en la que Mercedes Salisachs va contando la vida de Carlos es una narración bastante placentera, muy bien hecha y capaz de hacerte imaginar cada paso que da y cada cosa que vive. No cuesta para nada saber el hecho de que es un libro bastante grueso y a pesar de no contener tantas frases extraíbles. En conjunto es un gran libro.

Las mutaciones del alma es la segunda parte de esta pieza y sin duda no tan recomendable. Fácilmente pueden leer La gangrena y omitir el segundo paso. Más que continuación es una recopilación de la historia ya contada pero a través de otro personaje muy importante. Lolita Moraldo, la mujer que fue siempre una constante dentro de la vida de Carlos, su gran amor fallido contando el hecho de porque después de tantos años se reencontrará con Hondero en su casa, en el misma que se conocieron en la infancia.

"No me cabía en la cabeza que Dios hubiera querido humanizarse siendo los hombres tan inestables, tan absurdos y tan falsos. Así empecé a dudar de la existencia de Dios. Así comenzó aquel largo éxodo de oscuridades que me obligaron, años más tarde, a dar bandazos como un barco a la deriva."

No hay comentarios: