lunes, 1 de agosto de 2011

... algo moría siempre dentro de mí. Eran muertes pequeñas, casi imperceptibles, muertes que apenas dejaban huecos: sin embargo, dolían.

-Mercedes Salisachs, La gangrena.

No hay comentarios: