viernes, 22 de julio de 2011

Los sentimientos se carbonizan con el tiempo. Hay que admitirlo: el amor que sentimos el uno por el otro se fue muriendo lentamente, primero de fracaso y luego de puro viejo.
Lo único que perdura, al menos en mí, es la necesidad de olvidar. Pero sin lucha, sin tratar de ganar batallas como he venido haciendo hasta ahora.
Quiero olvidar como sin duda se olvida cuando nos sumergimos en esa dimensión sin tiempo que nos aguarda.
Porque olvidar cuando el cuerpo todavía late es tan difícil.

-Mercedes Salisachs.

1 comentario:

†[.мєяσє мσятєℓ.]† dijo...

concuerdo completamente :S