jueves, 26 de mayo de 2011

?


El día de ayer derpeando por la librería Quijote encontré este titulo que me llamo la atención, obviamente por tener "Schopenhauer" en él. Lo tomé y el apellido del autor se me hizo curiosamente familiar, al leer el reverso me di cuenta de porqué. Irvin D. Yalom es el autor de otro libro que "misteriosamente" tiene un titulo parecido, "El día que Nietszche lloró". Después de pensar en porqué diablos uso otra vez un nombre así para su libro leí la trama y no me pareció mala... aparte el libro pasado ya lo leí y aunque no fue lo mejor del universo, si es muy entretenido y el final es bueno.

Lo primero que me salto a la cabeza es una especie de truco publicitario con el nombre, como una forma de cazar personas utilizando a un filosofo famoso en el titulo (cosa que conmigo funcionó muy fácilmente a.k.a shame on me); segundo, pensé "bueno probablemente es la misma cosa pero con un personaje diferente", sentí que estaba usando la misma formula que le concedió ese reconocimiento (moderado he de decir) que tiene como escritor.

Psicólogo de profesión, Yalom se propone entretenernos con una perspectiva poco usual en la novela pero digo, si Sabato siendo físico escribió una de las mejores novelas que he leído, porqué no darle otra oportunidad a este (léase "este" despectivamente) que ya me entretuvo un rato con su otra obra. Así que salí de ahí con él en mi poder. Ya diré que tal esta después.

No hay comentarios: