sábado, 23 de abril de 2011

Melancolía

En esto reside antes que nada lo enigmático de la melancolía: como la vida se vuelve contra si misma; como los impulsos de autoconservación, de respeto a si mismo, de exigencia de autorrealización pueden bloquearse, volverse inseguros y desarraigarse por el impulso de autonegación. Podría decirse que, en la imagen fundamental de la melancolía, el aniquilamiento se convierte en un valor positivo, en algo deseado y planeado. Allí se hace patente una tendencia a quitar a la propia vida la posibilidad de existir, a socavar sus soportes, a poner en duda los valores que justifican la vida, para desembocar en un estado mental en el cual ya no se vislumbra ninguna justificación para la propia existencia, que se siente vacía y sin sentido: en la desesperación.

-Romano Guardini

No hay comentarios: