lunes, 24 de agosto de 2015

MEGABOOKHAUL CDMX PT 1 | trestrece!


13 frases | 13,99 euros | Frederic Beigbeder | Pt. IV

1. La vida es un genocidio.

2. El problema del hombre moderno no radica en su maldad. Al contrario, en general, y por razones prácticas, prefiere ser bueno. Simplemente odia aburrirse. El aburrimiento le horroriza, cuando en realidad no existe nada más constructivo y saludable que una buena dosis cotidiana de tiempo muerto, de instantes mortalmente aburridos, de muermo intenso, solo o en compañía.

3.  Para no aburrirse, los occidentales huyen por mediación de la tele, del cine, de Internet, del teléfono, de los videojuegos o de una simple revista. Nunca están en lo que hacen, sólo viven por poderes, como si limitarse a respirar aquí y ahora fuera algo deshonroso.

4.  Final, los nazis han ganado: incluso los negros se tiñen el pelo de rubio.

5. ¿Por qué tengo que desear únicamente a personas que no están?

6.  La moral quizás esté un poco pasada de moda, pero seguimos sin encontrar nada mejor para distinguir lo bueno de lo malo. —¿Y qué? ¡Prefiero ser asqueroso y libre, sí, libre, me has oído bien, que ético y prisionero!

7.  ¿Tan horrible es ser dos? A mí me gustaba ser una pareja «DINK» (Double Income No Kids), ¿por qué querer convertirnos en «FAMILIA» (Fabricación Artificial de Males Interminables y de Linfático e Intenso Aburrimiento)?

8.  ¿No te parece lamentable tener hijos? ¿Todas esas románticas parejas que ya sólo hablan de su pequeñín?

9.  Divertirse es como suicidarse, sólo que puedes hacerlo todos los días.

10.  Cuando uno vive con alguien, deja de tener segundas erecciones. Uno no repite dos veces del mismo plato.

11.  ¿Sabéis cuál es la diferencia entre los ricos y los pobres? Los pobres venden droga para comprarse unas Nike mientras que los ricos venden Nikes para comprar droga.

12.  Cuando una mujer embarazada se suicida, son dos muertos por el precio de uno, como en las promociones de detergentes.

13.  Pronto los países serán sustituidos por empresas. Ya no seremos ciudadanos de una nación sino que viviremos en marcas: viviremos en Microsoftia o en McDonaldlandia; seremos Calvin Kleinianos o Pradianos.